Fabricaciones Militares, en alerta por "ajuste y vaciamiento"
Las sedes de Río Tercero y Villa María realizan asambleas y movilizaciones en rechazo a los despidos y posible privatización.
imagen
Damián Albornoz - AM580 / Entre Nosotros Rebeca
Seguí leyendo

Fabricaciones Militares (FM) de todo el país se encuentran en alerta por los inminentes despidos y las sedes de Río Tercero y Villa María en Córdoba, no son la excepción.

“Hemos decretado el estado de alerta, asamblea y movilización permanente y este miércoles avanzamos en la toma de la portería 2 de FM”, dijo en Entre Nosotros Rebeca, por radio Universidad, Damián Albornoz, secretario gremial de ATE Río Tercero.

Señaló que están “vaciando” la empresa y han anunciado un ajuste de personal. Además, según explicó el trabajador, el organismo estatal pasaría a ser una “Sociedad del Estado, lo que es perjudicial porque creemos que va a avanzar en la precarización laboral y en la entrega de los recursos propios del estado al sector privado”.

De los 439 empleados que tiene la planta de Río Tercero, 402 tienen contratos anuales. La misma situación se refleja en la sede de Villa María.

Informó que se está “produciendo ácido nítrico, ácido sulfúrico”, entre otros. “Vendemos mucho al sector privado y estamos recuperando la capacidad productiva en el sector metalmecánico con la producción de material ferroviario, por eso no entendemos la necesidad de seguir ajustando personal cuando estamos poniendo todo nuestro mayor esfuerzo y hemos comprometido a distintos sectores empresariales de la provincia de Córdoba”, manifestó Albornoz.

El cierre de Fabricaciones Militares, explicitó, perjudicaría el ingreso de “más de 300 millones de pesos anuales en una ciudad del interior del interior que ha crecido al calor de los puestos de trabajo” que genera FM.

Tras el cierre de la fábrica en la ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, “el diálogo se cerró”, afirmó.

“Nos informaron que van a ajustar porque es orden de Presidencia de la Nación. Es nefasto. Si bien es una situación que vivimos en los ‘90 es un proceso que se está recrudeciendo”, declaró.

Analizan una movilización en Buenos Aires la semana próxima. “Vamos a agotar todas las instancias para evitar los despidos que responden mas a una necesidad del Fondo Monetario Internacional (FMI) que a la necesidad productiva”.